domingo, 26 de marzo de 2017

FORMEMOS EL COMANDO ESTRATÉGICO PARA LA BATALLA DECISIVA



Es la tarea urgente de la sociedad civil para forzar la transición a la democracia con la DESOBEDIENCIA CIVIL ACTIVA Y MASIVA, cuyas primeras manifestaciones ya se han dado espontáneamente en las protestas por el pan
----------------------------------------------------------------------

Ha comenzado a librarse en Venezuela la batalla decisiva por América Latina, como la ha llamado acertadamente Raúl Castro, el Rey de Cubazuela y Comandante en Jefe de sus ejércitos. Ha comenzado en el frente externo, con el cañonazo disparado por el secretario general de la OEA, doctor Luis Almagro, al presentar un informe demoledor que concluye proponiendo la suspensión del gobierno ilegítimo de Venezuela como miembro de la OEA, en aplicación del Art. 21 de la Carta Democrática Interamericana, si no celebra elecciones generales para renovar todos los poderes públicos en el plazo de 30 días.
Advertida Cuba, por su servicio de inteligencia, de que la batalla decisiva se iniciaría de este modo en el frente externo, se trasladó Raúl Castro a nuestro país para instruir a su ejército, el cual forman el gobierno títere y los colaboracionistas o quintacolumnas disfrazados de oposición. Con ellos ha logrado amortiguar por ahora el cañonazo de Almagro, porque la MUD-AN lo apoya sólo para la aplicación del Art. 20, etapa previa que ya está agotada: “interponer los buenos oficios para la normalización democrática”. El que ha asumido la jefatura de los colaboracionistas o quinta-columnas, Manuel Rosales, ha criticado el informe de Almagro, demostrando el papel asqueroso asumido. Sus diputados, que son propiedad suya porque UNT no es un partido sino su hacienda política que maneja como su negocio particular, no asistieron a la sesión, repitiendo lo hecho cuando fue a elegirse el CNE. Tampoco han estado los de AD, hacienda de Ramos Allup adquirida por usucapión. Son partidos colaboracionistas que integran la casta política gobernante: sólo quieren alcaldías y gobernaciones, donde medran y hacen negocios desde hace 18 años, mientras el pueblo pasa hambre. Con su actitud han demostrado que son peones de Cuba, a la cual sirven debilitando a las fuerzas patrióticas y democráticas precisamente en este momento cuando se inicia la batalla decisiva. Colaborar con Cuba y su gobierno títere para que el Informe Almagro no surta los efectos deseados en la batalla decisiva es alta traición. La más asquerosa alta traición, que merece el mayor desprecio. Y como tales deben ser tratados.
Emplazamos por última vez a los partidos de LA SALIDA a diferenciarse de estos colaboracionistas-quintacolumnas y abrirse a la unión con los independientes radicales. Tenemos para esta batalla decisiva la ventaja de que están dadas todas las condiciones objetivas (socio-económicas) para la rebelión popular. Sólo falta una chispa para que estalle. Tenemos para la batalla decisiva todas las ventajas político-constitucionales: en octubre la propia MUD-AN declaró roto el orden constitucional por el Golpe de Estado (autogolpe) dado por Maduro acompañado por el TSJ y luego en el mismo mes declaró la falta absoluta de Maduro por abandono del cargo, quedando acéfalo o vacante el de Presidente de la República desde el 9 de enero pasado. Y por este motivo Venezuela está sin gobierno legítimo, causa suficiente para la suspensión en la OEA (Art. 21). Entonces lo que procede es celebrar la elección presidencial para elegir al presidente de transición que completará el período hasta 2019, lo que está pendiente desde la declaración de falta absoluta. Y esta elección presidencial debe efectuarse antes de las elecciones regionales, hasta por la brevedad del lapso (30 días) o cuando menos simultáneamente (por eso Almagro habla correctamente de elecciones generales en 30 días). Y no al revés como pretenden los enchufados reyezuelos colaboracionistas-quintacolumnas. Finalmente tenemos la ventaja de la impopularidad de Maduro y su gobierno títere, al cual no quieren ni los chavistas. Todo está a nuestro favor.
La única desventaja nuestra es que no tenemos un comando estratégico como lo  tiene el enemigo, por lo cual estamos expuestos a la labor de zapa de la quintacolumna de colaboracionistas. Formarlo es nuestra tarea inmediata y urgente, que se facilitará si los partidos de LA SALIDA se diferencian de los traicioneros colaboracionistas-quintacolumnas, porque si no lo hacen, señores de VP, correrán su misma suerte.
De todos modos los independientes hemos decidido tomar la iniciativa de formar el comando de la sociedad civil para la batalla decisiva, que fuerce la transición a la democracia mediante la DESOBEDIENCIA CIVIL ACTIVA Y MASIVA, cuyos primeros pasos los ha dado espontáneamente el pueblo con las protestas por el pan.
@petitdacosta

LIBERACIÓN NACIONAL Y NO-REELECCIÓN (208)



martes, 21 de marzo de 2017

Con la Carta hemos visto que los colaboracionistas son una plaga


En octubre pasado la Asamblea Nacional declaró, mediante acuerdo vinculante, que está roto el orden constitucional por un Golpe de Estado (autogolpe) dado desde la presidencia por Nicolás Maduro Moro, a quien posteriormente, el 9 de enero de este año, declaró en falta absoluta por abandono del cargo, entre otros motivos por estar fuera de la Constitución. En ejecución de su acuerdo, la Asamblea Nacional debió hacer la participación correspondiente a la OEA y a todos los gobiernos de América, procediendo de inmediato a activar el proceso previsto para cubrir la vacante o acefalía de la presidencia de la República.
La AN no hizo nada de eso, faltando a su deber constitucional, cuya consecuencia ha sido que desde el 9 de enero del presente año la presidencia de la República continúe siendo ocupada por Nicolás Maduro Moro, en calidad de usurpador de funciones públicas.
Ante la ruptura del orden constitucional declarada expresa y formalmente por la AN, así como también por la acefalía o vacancia de la presidencia de la República al ser declarada la falta absoluta por abandono del cargo, el señor Secretario General de la OEA decidió dar cumplimiento al deber que le impone la Carta Democrática Interamericana de 2001 de presentar un informe ante el Consejo Permanente a los fines de lo dispuesto en el artículo siguiente:
 “Artículo 19.- Basado en los principios de la Carta de la OEA y con sujeción a sus normas, y en concordancia con la cláusula democrática contenida en la Declaración de la ciudad de Quebec, la ruptura del orden democrático o una alteración del orden constitucional que afecte gravemente el orden democrático en un Estado Miembro constituye, mientras persista, un obstáculo insuperable para la participación de su gobierno en las sesiones de la Asamblea General, de la Reunión de Consulta, de los Consejos de la Organización y de las conferencias especializadas, de las comisiones, grupos de trabajo y demás órganos de la Organización.”
Ahora bien, la Carta Democrática Interamericana fue ratificada por Venezuela el mismo año 2001, durante la presidencia de Chávez, y en consecuencia se incorporó a la Constitución vigente, con arreglo a lo dispuesto en el Art. 23 que dispone: “Los tratados, pactos y convenciones relativos a los derechos humanos tienen jerarquía constitucional y PREVALECEN en el orden interno, en la medida en que normas sobre su goce y ejercicio más favorables a los establecidos en esta Constitución y en las leyes de la República, y son de aplicación inmediata y directa…”
Por consiguiente, la Carta Democrática Interamericana es norma interna de la República con jerarquía constitucional, prevaleciendo sobre las demás normas jurídicas en cuanto garantiza una situación más favorable para los venezolanos en la protección de sus derechos, cuando está roto el orden constitucional, máxime estando la presidencia de la República ejercida por un usurpador a cuyo servicio se encuentran los demás poderes públicos, excepto la AN, y cuyo poder reside en el apoyo de la FANB a su tiranía.
Al formar la Carta parte de la Constitución, la AN debió proceder: 1) A invocarla para la aplicación conjunta con los Arts. 333 y 350 (CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL)  que ordenan restablecer el orden constitucional, con apoyo militar; y, 2) A solicitar de la OEA su colaboración para  restablecer el orden constitucional ante el desacato a la AN por el usurpador Nicolás Maduro Moros y el ilegítimo TSJ, si la FANB le mantuviera su apoyo actuando como partido político armado en violación de la Constitución.
La AN no ha tenido iniciativa alguna, paralizada porque en su seno predominan títeres y colaboracionistas. No se ha movilizado siquiera para apoyar activa y entusiastamente al Secretario General de la OEA y manifestarse de acuerdo con su propuesta, lo que significaría hacer cumplir las propias decisiones de la AN tomadas en octubre.  Una vez más la AN ha quedado como un teatro colaboracionista, que simula ser oposición para engañar ocultando que ya ha pactado con Maduro dejarlo hasta 2019.

Sin duda, los colaboracionistas son una plaga. La peor plaga que tenemos desde hace años.

NARCOTIRANÍA COMUNISTA 26                     20-03-17


domingo, 19 de marzo de 2017

Aprestos para la batalla decisiva de América Latina

En la cual derrotaremos a Cuba, sus títeres y colaboracionistas, y a la Internacional Narco-Comunista (Foro de Sao Paulo), poniéndolos en fuga
----------------------------------------------------------------------

Los Castro han sido excelentes estrategas políticos. Lo demuestra que en una América democrática hayan podido mantener una tiranía comunista por más de 50 años convirtiéndola en una monarquía dinástica y, desde una isla arruinada, hayan logrado expandir el comunismo después de haber sido derrotado en Europa; y, lo más importante para nosotros, se hayan apoderado de Venezuela sin disparar un tiro, sirviéndose durante 18 años de una comparsa organizada por ellos de títeres y colaboracionistas.
El Rey Raúl ha dicho hace pocos días que “en Venezuela va a librarse la batalla decisiva por América Latina”. Sus palabras confirman efectivamente su categoría de estratega, que ha valorado el cambio radical de la situación política en el continente. La Internacional Narco-Comunista, dirigida por los Castro, ha perdido sucesivamente a sus baluartes en Brasil, Argentina y Perú. Está próxima a perder a Ecuador y tiene en situación de peligro a Bolivia. No cuenta activamente con Uruguay y Chile y además Paraguay está en contra. Ahora corre el riesgo del fracaso de su proyecto de una Gran Colombia comunista, viéndose obligada a impedirlo presentando pelea.  Y, lo peor para ellos, a la OEA la ha puesto en marcha un estadista como Luis Almagro, merecedor de una estatua aquí cuando seamos libres. Nadie en la América contemporánea ha hecho más por los venezolanos.
Saben los cubanos, por que lo enseña la historia, que Venezuela fue determinante para la independencia sucesiva de los países latinoamericanos del dominio de España en el siglo XIX  así como para ponerle fin a la Internacional de las Espadas integrada por las dictaduras militares en el siglo XX. Al independizarse ahora Venezuela de Cuba y restablecer la democracia, deberían producirse estas consecuencias: 1) Caída de los últimos reductos comunistas en América Latina; 2) Imposibilidad de restauración comunista en los países liberados; y, 3) Caída de la tiranía comunista de Cuba, porque para vengar el agravio la Venezuela liberada será actora principal en la  caída de la monarquía comunista cubana, cumpliéndose así el sueño de Bolívar después de la independencia de Tierra Firme.
Raúl Castro vino a su colonia de Venezuela a organizar a sus títeres y colaboracionistas para la batalla decisiva. Como estratega seguramente habrá evaluado que aquí están dadas todas las condiciones objetivas para la rebelión popular contra Cuba y su gobierno títere: 1) Colapso de la economía; 2) Crisis humanitaria; 3) Empobrecimiento general. Y que están dadas casi todas las condiciones subjetivas (faltando una solamente): 1)Vacío de liderazgo comunista por la impopularidad de Maduro y no ser jefe militar; 2) Vacío de poder presidencial: Maduro usurpa la presidencia, que está constitucionalmente acéfala o vacía desde el 9 de enero cuando se lo declaró en falta absoluta; 3)Vacío de poder institucional: Ilegitimidad del TSJ porque sus nombramientos fueron declarados inconstitucionales por la AN, e ilegitimidad del CNE porque sus nombramientos fueron hechos inconstitucionalmente por un órgano ilegítimamente constituido.
¿Cuál es la condición subjetiva faltante? Un liderazgo cívil que, en alianza con los militares demócratas, dirija la rebelión contra Cuba, sus títeres y sus colaboracionistas en la Operación Larrazábal II. Sin militares no podremos derrotar a esos tres enemigos coaligados. Y aunque solo independizarnos de Cuba debería ser suficiente para que los militares tomaran la iniciativa, lo cierto es que lo no han hecho, por lo cual nos toca a los civiles hacerlo iniciando un movimiento de DESOBEDIENCIA CIVIL ACTIVA Y MASIVA.
No conozco de estrategia militar, pero sí creo saber algo de estrategia política. Para combinar ambas propongo la estrategia de los patriotas en 1814 cuando no se había consolidado la jefatura de Bolívar (insurrecciones regionales) que culminó en 1821 (concurrencia de los jefes regionales bajo un mando único) con la victoria definitiva en Carabobo, advirtiendo que el campo de la batalla decisiva, a producirse en cuestión de semanas, sería Caracas al estilo de enero de 1958.
Podemos y debemos derrotar a Cuba, sus títeres y colaboracionistas, poniéndolos en fuga, si hacemos los aprestos para librar la batalla decisiva, nuestro Carabobo del siglo XXI.


LIBERACIÓN NACIONAL Y NO-REELECCIÓN 207



@petitdacosta


sábado, 18 de marzo de 2017

La Carta Democrática como arma en la batalla decisiva


En Venezuela se librará la batalla decisiva de América Latina. Lo ha dicho Raúl Castro en la visita a su colonia como Rey de Cubazuela, trono heredado del difunto Rey Fidel Castro, fundador de la monarquía comunista cubana. Tiene razón, si analizamos pasado y presente. La independencia de Venezuela fue decisiva para el derrumbe del imperio español de América en el siglo XIX. El derrocamiento aquí de la anterior tiranía (1958) fue decisivo en el siglo XX para la caída sucesiva de todas las dictaduras de América Latina que integraban la Internacional de las Espadas. Estos antecedentes avalan que se tenga por decisiva para América la batalla que se librará en Venezuela contra la narco-tiranía gobernante, títere de Cuba, porque tendrá consecuencias para la Internacional Narco-Comunista de América (Foro de Sao Paulo) y para la monarquía comunista cubana, cuya desaparición sucedería a la victoria de la democracia en Venezuela.
Esta batalla tiene dos escenarios: uno externo o continental y otro interno o nacional. Ambos se conectan e interrelacionan, influyéndose mutuamente. El escenario externo está en la OEA, centrándose en la Carta Democrática Interamericana como arma contra la narco-tiranía comunista, títere de Cuba.
Para tener comprensión cabal de este escenario, veamos primero qué es la Carta Democrática Interamericana y cuál su origen y finalidad. En este sentido, recordemos que, derrumbado el imperio comunista soviético, Estados Unidos, entonces bajo la presidencia de Bill Clinton, propuso la globalización económica y política de América. Para hacer efectiva la globalización económica con el capitalismo los jefes de Estado y de Gobierno, reunidos en Miami en 1994, acordaron celebrar la ALIANZA PARA EL LIBRE COMERCIO DE AMÉRICA (ALCA), extendiendo así el NAFTA (tratado de libre comercio entre Estados Unidos, Canadá y México), con la cual toda América, con exclusión de Cuba comunista, tendría como sistema la economía de mercado. Y con el fin de la globalización política, teniendo la democracia por sistema, se acordó suscribir la CARTA DEMOCRÁTICA INTERAMERICANA, que se firmó el 11 de septiembre de 2001. Casualmente este día Estados Unidos sufrió el mayor atentado terrorista de su historia ejecutado por árabes musulmanes. Esta coincidencia vincula a la Carta contra el terrorismo.
Viéndose aislada, por la caída del imperio comunista soviético, Cuba comunista había constituido en 1990, junto con el brasileño Lula, el Foro de Sao Paulo como Internacional Comunista de América, ahora Narco-Comunista, el cual obtuvo una victoria política contundente contra Estados Unidos, que terminó perjudicando a toda América, al rechazar el ALCA en 2005. No sucedió lo mismo con la Carta Democrática, que sospechosamente fue firmada antes por ellos. Después se vio el motivo. Es que la Carta les sirvió para impedir las rebeliones cívico-militares contra las tiranías comunistas que irían implantando sucesivamente luego de acceder al poder por vía electoral. Dos factores contribuyeron a desnaturalizar la Carta, transformada en escudo protector de las tiranías comunistas: 1) La obsesión de Estados Unidos por el Medio Oriente, que trajo por consecuencia el descuido suyo de América Latina; y, 2) La ceguera del Departamento de Estado que declinó en el Brasil de Lula, en calidad de potencia sub-regional, la vigilancia de la democracia en América del Sur, lo que fue la mayor torpeza política imaginable en quienes debían saber que Lula compartía con Fidel Castro la jefatura de la internacional comunista americana.
La llegada de Luis Almagro a la Secretaría General de la OEA la ha convertido en campo de batalla entre democracia y tiranía. Concidente con su llegada se ha producido un cambio en la correlación de fuerzas en América, a lo que ha contribuido el fin de la presidencia de Obama, el más obtuso de los presidentes de Estados Unidos en cuanto a la realidad política de América Latina.
La elección de Trump y sobre todo el pronunciamiento unánime del Senado de Estados Unidos exigiendo la aplicación de Carta Democrática a la narcotiranía comunista de Venezuela y el que varios presidentes latinamericanos tengan la misma opinión, han precedido a la presentación por el doctor Luis Almagro de su segundo informe a la OEA sobre Venezuela (que iremos analizando sucesivamente), en el cual solicita la suspensión de la narcotiranía comunista, títere de Cuba, como miembro de la OEA sino convoca elecciones generales de inmediato.
No importa que la OEA no se atreva a tanto. Lo que importa es que el debate mismo en su seno crea las condiciones para que el desenlace de la batalla decisiva se produzca pronto aquí, mediante la unión cívico-militar.



NARCOTIRANÍA COMUNISTA 25                   18-03-17


lunes, 13 de marzo de 2017

El mensaje de la Iglesia requiere de políticos para que tenga eco


La Iglesia Católica ha sido siempre en Venezuela un poder fáctico (o de hecho) determinante, tanto por un factor cuantitativo (los venezolanos somos católicos en mayoría abrumadora) como por un factor cualitativo (constituye el verdadero Poder Moral, estructurado como ejército de la fe con disciplina vertical, que cuenta además con fuerza social indudable). Como poder fáctico la Iglesia tiene, desde que se hizo religión del Imperio Romano, una vocación política, que a partir de fines del siglo XIX fue dotando de ideología actualizada, llamada Doctrina Social, la cual después de la Segunda Guerra Mundial se convirtió en la tesis política de los partidos demócratas cristianos que fueron fundándose en Europa y simultáneamente en América. Aquí en Venezuela comenzó con la constitución de la UNE (Unión Nacional de Estudiantes) en 1936 como rival de la Federación de Estudiantes de Venezuela (FEV), dirigida por jóvenes de ideología socialista y comunista. Luego los uneístas fundaron un partido político, el PAN (Partido de Acción Nacional), hasta que decidieron constituir el Partido Socialcristiano COPEI en 1946.
Como verdadero Poder Moral, con vocación política, la Iglesia ha sido la única que ha hecho el diagnóstico correcto de la situación de Venezuela que se resume en estas dos frases: 1) “En la historia del país ningún gobierno ha hecho sufrir tanto al pueblo como el actual”; y, 2) “la causa fundamental es el empeño del Gobierno de imponer el sistema totalitario recogido en el Plan de la Patria (llamado Socialismo del Siglo XXI), a pesar de que el sistema socialista marxista ha fracasado en todos los países en que se ha instaurado, dejando una estela de dolor y pobreza.”
A esta declaración la precedieron los pronunciamientos categóricos del Cardenal Velasco, fallecido Arzobispo de Caracas, y el Cardenal Castillo Lara, quien ya retirado de las más elevadas funciones que un venezolano haya tenido en el Vaticano regresó a su patria para librar la lucha postrera de su vida. Pero ocurre que en este momento, como lo dije antes: “la Iglesia Católica Venezolana está sola en su digna y valiente posición, porque no hay demócratas-cristianos en la MUD. Todos son marxistas o socialdemócratas.” Y, por consiguiente: “Suplir esta deficiencia, como alternativa, es fundamental para que la Doctrina Social de la Iglesia sea la guía para la acción y para organizar el sistema político-económico que sustituya al comunista actual”.
Consciente de esta falla, por la cual su mensaje no ha tenido las consecuencias políticas que ha debido tener, la Iglesia se ha dirigido a los laicos católicos, que somos los fieles, recordándonos nuestra misión indicada en los Evangelios: “el verdadero cristiano es sal de la tierra y luz del mundo. No esconde su luz, sino que la hace brillar delante de los hombres para que sus buenas obras iluminen a la sociedad..Busca el bien común guiado por una conciencia recta. ¿Cómo ser portadores de luz y esperanza en un panorama de oscuridad y muerte? Este es el desafío que nos interpela más profundamente como ciudadanos y como creyentes…Es necesario generar gestos valientes e iniciativas innovadoras..El llamado es a ser protagonistas del presente y del futuro de nuestro querido país..Es una responsabilidad ineludible porque frente al mal nadie puede permanecer como simple espectador.”
Pero sucede, como los Obispos reconocen, que el movimiento de laicos “busca refugio en los aleros de los templos” porque su actitud siempre ha sido “más de devoción piadosa que de salida, riesgo y compromiso”. Entonces no cabe esperar que sean los laicos como tales los que asuman la misión fundamentalmente política de esta hora. Solamente los laicos políticos o que se hagan políticos serán los que harán esta tarea, si emergen como los nuevos líderes demócratas cristianos, en perfecta interacción con los Obispos para contar con la fuerza social de la Iglesia que emana de ser el verdadero Poder Moral.

@petitdacosta


DEMOCRACIA CRISTIANA 4            13-03-17


sábado, 11 de marzo de 2017

Último llamado para la batalla decisiva

En Venezuela se librará la batalla decisiva por América Latina dice Raúl Castro y vino por ello a organizar a títeres y colaboracionistas de Cuba, debiendo nosotros hacer lo mismo con los promotores de LA SALIDA y los independientes radicales
----------------------------------------------------------------------

Permítame, estimado lector, recordarle un hecho histórico que sirve de lección para este momento. En 1952 hubo una elección para la Constituyente, bajo una dictadura militar. Los partidos URD y COPEI, únicos legales, aceptaron concurrir sólo cuando se les dio la garantía de un CSE imparcial, con representación suya que participara en el escrutinio y fuera presidido por un independiente de consenso. Dadas estas condiciones, y únicamente porque fueron dadas, concurrieron y ganaron. Pero los militares desconocieron el resultado y designaron un nuevo CSE que proclamó ganador al gobierno, reconociéndole a la oposición el 40% de los diputados. Los partidos rechazaron la oferta por cuestión de principios: nunca se debe convalidar el fraude electoral. Sabían los líderes máximos de esos partidos, Jóvito y Caldera, que el rechazo traería división interna. En efecto, urredistas y copeyanos disidentes aceptaron asistir a la Constituyente que se instaló en 1953. URD y COPEI pasaron a la resistencia contra la dictadura. Cuatro años después, en 1958, se restableció la democracia. Entonces el pueblo premió su firmeza frente a la dictadura, con 40 años de poder político.
Con este hecho histórico pretendo hacerle el último llamado a los dirigentes de Voluntad Popular. No se dejen arrastrar por los que están en su partido para acceder a cargos y prebendas. Son los interesados en hacerle el juego a la tiranía comunista con la relegalización Déjenlos que ellos se retraten como comparsa electoral. Aténganse a los principios y serán premiados. No malogren el sacrificio de Leopoldo López, aprovechándose de que, por estar preso, se le hace imposible persuadir personalmente a sus seguidores. Asuman la misma posición de María Corina y su VV y de Ledezma y su ABP. Y conviertan el rechazo al CNE y al TSJ, negándose a la farsa, en el inicio de la DESOBEDIENCIA CIVIL ACTIVA Y MASIVA para poner fin a la tiranía comunista del títere Maduro. Sigan el ejemplo que les he recordado hoy, en la seguridad de que serán premiados por su entereza y sacrificio en menos tiempo de lo que suponen y por más tiempo de lo que sueñan.
Tengan presente que efectivamente en Venezuela se va a librar la batalla decisiva por América Latina. Lo ha reconocido Raúl Castro, quien está claro, pero trata de confundir respecto al objetivo, que no es el que dice, sino el contrario: liberarnos de la Internacional Narco-Comunista Foro de Sao Paulo. Y además en el caso concreto de Venezuela: liberarnos de Cuba y liberarnos del comunismo hambreador que ha traído el empobrecimiento general de los venezolanos, para lo cual necesitamos liberarnos de la tiranía del gobierno títere encabezado por el monigote Maduro. Precisamente por ello Cuba ha ordenado jugar cuadro cerrado con los colaboracionistas, únicos partidos a los cuales reconocerá para que le sigan sirviendo de comparsa.
La batalla decisiva tiene un escenario externo y otro interno. El primero se librará en la OEA con base en la Carta Democrática. De allí que todo el que vaya al diálogo para impedir su aplicación es un colaboracionista execrable. Y como tal debe ser tratado. El segundo será activando la Operación Larrazábal II. Complementándose ambos, pero requiriendo para ello poner en marcha la DESOBEDIENCIA CIVIL ACTIVA Y MASIVA.
Cuba y sus títeres jugarán cuadro cerrado con los colaboracionistas, que serán los únicos partidos legales. Nosotros los independientes, llamados radicales, debemos también jugar cuadro cerrado con los no-colaboracionistas. Y así librar la batalla decisiva en las mejores condiciones, sobre todo porque la situación internacional ha cambiado radicalmente.


LIBERACIÓN NACIONAL Y NO-REELECCIÓN (206)



@petitdacosta 

jueves, 9 de marzo de 2017

Limpieza total de Venezuela para encaminarnos al éxito


Cuando vayamos a redactar la nueva Constitución debemos comenzar por el reconocimiento sincero de que Venezuela ha sido hasta ahora un fracaso total. Y partiendo de esta confesión íntima examinar las causas del fracaso para poder construir el éxito envidiable que será la Venezuela del futuro.
Reconozcamos que Venezuela es un fracaso político. Lo prueba que dos siglos después de su independencia de España la hayamos perdido, para mayor vergüenza no ante un gran imperio, sino ante una isla arruinada como es Cuba, sin disparar un tiro, por algo insólito e inimaginable: la traición a la patria de civiles y militares que debían defenderla. La dimensión de este fracaso político se mide por el hecho de que somos el único país de América bajo el dominio de otro país, y para mayor humillación arrodillado ante uno de los más pobres y miserables, lo cual demuestra que hemos descendido a lo más bajo que se puede descender políticamente. Lavar esta deshonra exige un escarmiento que se recuerde por generaciones. Impedir que se repita deberá ser la primera previsión constitucional. Siguiendo el ejemplo de los libertadores encabezados por Bolívar debemos pensar seriamente en la pena de muerte o, por lo menos, en la prisión perpetua.
Venezuela es también un fracaso político porque la sucesión de dictaduras ha tenido la culminación en la tiranía de los peores: criminales, ladrones, narcotraficantes y terroristas. No se trata sólo de una tiranía, la que ha sido recurrente desde cuando los civiles se vistieron de militar para conquistar la independencia y desde entonces, ellos y sus herederos en el poder, consideran que el país les pertenece como una indemnización de guerra, que no le cobran a España sino a los venezolanos honestos y trabajadores. Es una deuda que se ha hecho impagable porque crece con los años, en lugar de disminuir amortizada con el saqueo del Tesoro Nacional y de la renta petrolera. A esta deuda, no sólo habrá que declararla inexistente, sino proceder a exigir la repetición del pago indebido haciendo de la cacería de los corruptos y saqueadores del patrimonio público el negocio más lucrativo de la República por las recompensas que reciban sus cazadores como contraprestación a la recuperación de bienes y dinero y a la aprehensión de los criminales, para cuyo castigo no debe haber el impedimento que no permite la extradición a países de justicia más severa contra la corrupción, el narcotráfico y el lavado de dinero.
Tener un gobierno de la delincuencia organizada, caso único en el mundo, se corresponde con el control de carreteras, calles y cárceles por el hampa común, que se ha transformado en autoridad que allí impone su dominio. Forman el ejército criminal de reserva organizado y entrenado por Cuba para fomentar el terror, garantizándose el sometimiento de los venezolanos a la barbarie. Los “pranes” pertenecen a la élite del poder, el cual ejercen efectivamente. Son el detritus de una tiranía en estado de descomposición moral. Hay que combatirlos sin descanso y sin misericordia haciendo de la seguridad democrática el objetivo primario del sistema de justicia.
@petitdacosta


CONSTITUCIÓN POLÍTICA 1          09-03-17